Películas sobre escapismo para paliar nuestras ganas de jugar

El escapismo, por sus peculiaridades y la evolución que ha sufrido en los últimos años, bebe en gran medida del cine, de las posibilidades que guardan sus historias y su enorme imaginería visual. No obstante, esta relación no viaja solamente en un sentido, y el cine ha revisado en muchas, muchas ocasionas, la idea del escapismo como base para sus obras.

Repasemos algunos de los ejemplos más sonados y analicemos si funcionan de verdad como escape rooms.

Diez_Negritos_Poster_peq

Diez Negritos

(René Clair, 1945)

¿De qué va?
Clásico imperecedero de Ágatha Christie en el que diez personas se encuentran atrapadas en una isla desierta, reunidas por un anfitrión ausente, que empiezan a ser asesinadas una por una. Juntos, deberán descubrir quién es el asesino.
    ¿Por qué es un Escape Room?
    El ambiente de aislamiento. La necesidad de desentrañar un misterio en forma de asesinato entre personas que se encuentran encerradas en un mismo lugar. El escapismo empezó en clave de receta de misterio y en obras como ésta se encuentran casi todos sus ingredientes.
      ¿Cumple?
      En cierto modo. La vertiente cluedo de algunas salas bebe directamente de este tipo de obras, de las cuales Diez Negritos se erige como ejemplo perfecto por antonomasia (Asesinato en el Orient Express, por ejemplo, podría ser otra de las más trilladas, con específicas adaptaciones escapistas incluidas). Eso sí: los puzzles quedan fuera de la partida en este caso.
        01 Cube
        02 Cube Hyper_peq
        03 Cube Zero

        Cube & Cube 2 & Cube Zero

        (Vincezo Natali et al., 1997-2004)

        IMDb
        youtube_social_squircle_red
        ¿De qué va?
        En la primera entrega, seis extraños aparecen, sin saber cómo, en el interior de un laberinto de forma cúbica en el que deberán superar una serie de trampas mortales para poder escapar con vida.
          ¿Por qué es un Escape Room?
          El aislamiento, la obligación de jugar para poder escapar, la contraposición de caracteres completamente opuestos… Todo se confabula para crear un verdadero relato de escapismo. Sus secuelas, en la línea de este tipo de productos macabros y retorcidos, explota las mismas situaciones, complicándolas aún más si cabe, aunque eso no las convierte en mejores.
            ¿Cumple?
            Por supuesto. Vincenzo Natali (director de la primera entrega) juega con los personajes todavía más que el propio cubo: enfrenta de un grupo personas con características puramente diferenciadas y las expone a los peligros del entorno a base de enigmas y acertijos mortales. El hecho de no interesarse ni un solo minuto de metraje por el exterior la convierte, quizá, en la experiencia más drástica de escapismo cinematográfico. (Esto se pierde en las siguientes, que tratan innecesariamente de profundizar en la naturaleza del cubo).
              The_Game_Poster

              The Game

              (David Fincher, 1997)

              ¿De qué va?
              Un banquero rico recibe invitación para participar en un misterioso juego. Desde ese momento, confusos y extraños hechos empezarán a perturbar su tranquila existencia.
                ¿Por qué es un Escape Room?
                Un juego misterioso, pistas que llevan a otras pistas, misterios que resolver, aliados que vienen y van… Todos los elementos se confabulan para una experiencia escapista de primera.
                  ¿Cumple?
                  Con creces. A pesar de la ausencia de aislamiento y el hecho de ser una aventura en la gran ciudad, el film de David Fincher (una de sus obras menores, figúrense ustedes) tiene todos los elementos que hacen del escapismo nuestra aventura favorita… final twist incluido. Una propuesta estimulante y que sin duda servirá para transportarnos a una sala de escapismo sin levantarnos del sofá de casa.
                    ¿De qué va?
                    Dos completos desconocidos despiertan atados en una habitación sin saber cómo han llegado ahí. Pronto descubren que son parte del macabro juego de un conocido asesino en serie. El resto (y sus secuelas) es historia. Una próxima secuela, con lavado de cara incluido, está a punto de llegar a nuestros cines (si la pandemia se lo permite).
                      ¿Por qué es un Escape Room?
                      Sólo hace falta ver todas las salas inspiradas en la franquicia ideada por James Wan y Leigh Whannel para responder a esta pregunta. Gente atrapada en una habitación o un espacio cerrado, que deberán resolver una serie de enigmas para lograr escapar… ¿What else?
                        ¿Cumple?
                        Aunque la del baño es una de las imágenes más icónicas del cine escapista, lo cierto es que el desvío de la saga hacia esta clase de juegos tomó fuerza a partir de la segunda entrega, donde los juegos y la resolución de pruebas pasan a primer plano (y trillándose a medida que se van sucediendo). Jigsaw es ladino y, por supuesto, su estructura de juego es tramposa y maquiavélica… pero poco puede decirse en contra de la capacidad de Saw para hablar de escapismo puro y duro.
                          Prison_Break_Poster

                          Prison Break

                          (Paul Scheuring, 2005-2017)

                          ¿De qué va?
                          Cuando su hermano es acusado injustamente de asesinato y condenado a muerte, Michael Scofield decide ingresar en el centro donde éste se encuentra preso para liberarle.
                            ¿Por qué es un Escape Room?
                            La astucia de su protagonista y la adrenalina que desprenden todas sus escenas ha transformado en incontables ocasiones la experiencia escapista penitenciaria. Es imposible entrar en una sala de estas características sin tararear la melodía de Ramin Djawadi.
                              ¿Cumple?
                              La primera temporada, sí. Reúne todo lo que convierte el mundo del escapismo en una experiencia frenética donde las haya. Persecuciones, escondites insospechados y enigmas tatuados en la piel. Todo un clásico. Después, la serie pierde enteros, y así lo hace su condición escapista, que se ve mermada por situaciones cada vez más extravagantes e incluso carentes de sentido. Una quinta temporada con mucha más calidad que las tres anteriores no implicó, necesariamente, un regreso al escapismo más puro.
                                El_Metodo_Poster

                                El Método

                                (Marcelo Piñeyro, 2005)

                                ¿De qué va?
                                Basada en la obra de teatro “El Método Gronholm”, de Jordi Galcerán, siete candidatos a un puesto de trabajo de alta categoría son reunidos en una sala e informados de que se les dará instrucciones sobre cómo proceder para el proceso de selección.
                                  ¿Por qué es un Escape Room?
                                  Porque es una entrevista de trabajo (¿os suena?), porque los candidatos están encerrados en una sala, porque se plantea una serie de pruebas a superar, porque el triunfo solamente se consigue con la válida superación de todas ellas. El panfleto de El Método está destinado a pasar a la historia escapismo como uno de sus planteamientos más clásicos (y también más acertados)
                                    ¿Cumple?
                                    A medias. El planteamiento es el óptimo para una sesión de escape, pero el tono deviene más hacia el drama que el escapismo. Los conflictos sociales y las diferencias entre personajes se imponen por encima del frenetismo de la competición. Al fin y al cabo, un Escape Room sin vuelco al corazón incluido es siempre menos Escape Room.
                                      Fermat_Poster

                                      La Habitación de Fermat

                                      (Luis Piedrahita y Rodrigo Sopeña, 2007)

                                      ¿De qué va?
                                      Cuatro matemáticos son invitados a una velada muy especial: encerrados en una habitación menguante, tendrán un minuto para resolver cada uno de sus enigmas si no quieren morir aplastados.
                                        ¿Por qué es un Escape Room?
                                        Porque toma las tres nociones más importantes de lo que convierten un ER en lo que debería entenderse como un ER (el aislamiento, los acertijos y el frenetismo) y ofrece poco menos de una hora y media cargada de ellos.
                                          ¿Cumple?
                                          Como la que más. Segunda película española de la lista y la verdadera joya de la corona cinematográfica del género escapista. Nunca ha habido un producto en el que ambos conceptos converjan con tanto acierto. Un film que ha caído en un malogrado olvido y que todos los amantes del ER deberían ver sin dudarlo. Advertencia: no apto para todo aquél que odie las pruebas matemáticas.
                                            Exam_Poster

                                            Exam

                                            (Stuart Hazeldine, 2009)

                                            ¿De qué va?
                                            Ocho candidatos finalistas a un puesto de trabajo son encerrados en una habitación para resolver la última prueba del proceso de selección: un examen con una única pregunta.
                                              ¿Por qué es un Escape Room?
                                              Mezcla las temáticas de El Método y Cube en un acertado intento de análisis de comportamiento, a la hora que plantea el puntilloso tema de la división de opiniones frente a los enigmas.
                                                ¿Cumple?
                                                Menos de lo que debiera. La premisa es, básicamente, todo aquello que suele definir las salas de escapismo, pero el desarrollo se va por las ramas. Trata más de un estudio de comportamiento social que de la resolución de enigmas per se, y no tarda en convertirse en un producto gore y excéntrico por encima de sus posibilidades reales.
                                                  Cabaña_Poster

                                                  La Cabaña en el Bosque

                                                  (Drew Goddard, 2011)

                                                  ¿De qué va?
                                                  Cinco amigos se disponen a pasar las vacaciones en la cabaña en el bosque del título. Tras indagar en ella, encuentra una serie de reliquias y objetos extraños que desatan un mal más allá de lo esperado.
                                                    ¿Por qué es un Escape Room?
                                                    Por su Game Master. Los protagonistas deberán jugar por todo el escenario (algo más grande del habitual) bajo la atenta mirada de vigilantes capaces de manipular el escenario.
                                                      ¿Cumple?
                                                      Suficiente. Se trata de una película genial, a partes aterradora, a partes hilarante, pero siempre frenética e interesante (no en balde cuenta con guión de Joss Wheddon), que sabe dar una vuelta de tuerca al habitual cine de género inspirado en la famosa franquicia Evil Dead. Aunque algunos elementos de su guión la hacen merecedora de un puesto en esta lista, no sería la primera opción como equivalente escapista (aunque tampoco la última y, sin duda, una de las más disfrutables).
                                                        Escape_Room_Poster

                                                        Escape Room

                                                        (Adam Robitel, 2019)

                                                        ¿De qué va?
                                                        Un grupo de personas sin ninguna vinculación entre ellas es seleccionado para participar en un Escape Room ultra moderno y ultra letal.
                                                          ¿Por qué es un Escape Room?
                                                          ¿Acaso hay que preguntarlo?
                                                            ¿Cumple?
                                                            A duras penas. A pesar de la complacencia del título, que aprovecha el tirón de esta nueva opción de ocio, la película es poco más que un refrito genérico de muchas cosas que ya existían antes (y mejor) en cualquiera de los títulos mencionados en este artículo. Posee interesantes set-pieces de acción (como la habitación al revés), pero cualquier amante del escapismo descubrirá los rotos de todas sus costuras, que pueden venir a resumirse en los tres siguientes: a) una presentación lamentable del sistema de juego clásico del ER para el neófito en esta clase de juegos; b) unos juegos exageradamente artificiales, cuya aplicación en la mayoría de los casos, sería impensable e improcedente en una sala de escapismo actual y no consigue sino restar verosimilitud al conjunto; y c) optar por ubicar el final de la película fuera de la sala.
                                                              El_Hoyo_Poster

                                                              El Hoyo

                                                              (Galder Gaztelu-Uturria, 2019)

                                                              ¿De qué va?
                                                              Una prisión vertical. Una celda por nivel. Dos personas por celda. Una única plataforma con alimento. Dos minutos para comer antes de que descienda al siguiente nivel. Nada más para crear una de las metáforas más trascendentes en la crisis del coronavirus a partir, eso sí, de ideas patentes en títulos como Cube (en este listado) o la fenomenal Snowpiercer (Boon Joon Ho, 2013).
                                                                ¿Por qué es un Escape Room?
                                                                Básicamente, por el aislamiento. Las estancias austeras, idénticas sea cual sea su altitud, y la necesidad de sus protagonistas de escapar de ella pueden hacer creer a más de uno que nos encontramos ante un concepto escapista.
                                                                  ¿Cumple?
                                                                  En absoluto. Aunque se trata de una de las mejores opciones del listado, más actual que nunca por la metáfora que implica sobre nuestra situación actual, el film de Gaztelu-Urrutia no recrea un escape room ni lo pretende. Sus intenciones van mucho, pero que mucho más allá.
                                                                    Share on facebook
                                                                    Share on twitter
                                                                    Share on whatsapp
                                                                    Share on email

                                                                    0 comentarios

                                                                    Deja una respuesta

                                                                    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

                                                                    Información básica sobre protección de datos Ver más

                                                                    • Responsable Organización Nacional de Escapismo .
                                                                    • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
                                                                    • Legitimación Tu consentimiento.
                                                                    • Destinatarios https://www.wnpower.net/es/.
                                                                    • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
                                                                    • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

                                                                    Artículos

                                                                    Presente y futuro de los Escape Rooms

                                                                    La literatura, el cine o los videojuegos son, pese a sus diferencias, formatos de ocio claramente expandidos en nuestro día a día con un fuerte nexo en común: su voluntad de narrar historias.

                                                                    Leer más »
                                                                    Anécdotas

                                                                    El murciélago de Logical Pamplona

                                                                    “Todo sucedió una noche de verano, en mi sofá. Yo dormía plácidamente cuando, de repente, un movimiento extraño en mi pelo, y mi gato saltando sobre mi cabeza, me despertaron. Con los ojos todavía borrosos del sueño, vi algo que volaba sobre mi cabeza…”

                                                                    Leer más »
                                                                    Artículos

                                                                    ESCAPISTAS EN CASA

                                                                    Vivimos tiempos de crisis. La humanidad entera se encuentra en un estrambótico stand by, un esclarecedor jaque al que la misma naturaleza nos ha abocado, haciendo uso de una de las miles de formas a su alcance de demostrar su preeminencia sobre…

                                                                    Leer más »
                                                                    Nosotr@s ponemos las cookies y tú la leche. Si las aceptas y te quedas con nosotr@s, asumiremos que lo haces encantad@    Ver Política de cookies